La pandemia en el mundo ha traido consigo las clases virtuales, una modalidad la cual muchos docentes y alumnos no están de acuerdo por la no correcta enseñanza y llegada de la educación a los estudiantes.

Un docente de la cátedra de Derecho en una universidad de Perú, cansado de no observar actitudes positivas de los estudiantes frente al curso, decidió renunciar.

Estoy harto, nadie estudia, pobre del país y de las personas que confíen en ustedes, será su problema, no del docente, mencionó. Estoy viendo la próxima semana para renunciar y me iré con la concienxia tranquila. Gracias alumnos y hasta nunca.

Otros docentes apoyaron su desición y confirmaron que muchos alumnos, casi no les interesa las clases virtuales, por ellos solamente sacar su “cartón” como certificado y no aprender ni adquirir otras habilidades.